navigation + slideshow

jueves, 27 de agosto de 2015

Los jardineros

Monet, Jardín en Giverny, 1900
Que los impresionistas amaban pintar jardines y flores, lo sabemos bien. Que Monet tenía su Giverny, su puente y sus nenúfares, también. Pero no era sólo Monet el que se dedicaba a cultivar flores…


jueves, 20 de agosto de 2015

Frédéric Bazille, Terraza en Méric

Bazille, Terraza en Méric, 1866-67


Frédéric Bazille conoció a Monet, Renoir y a Sisley en el taller de Gleyre. Su padre quería que fuese médico, pero el muchacho no daba los exámenes. Después de las clases de Anatomía iba a pintar y seguía pintando y pintando… hasta que el padre entendió.

Venía de una familia acomodada de Montpellier: no necesitaba vender sus obras para subsistir. Era un hombre muy bueno, siempre dispuesto a ayudar a sus amigos. Monet, que siempre estaba en situación desesperada, le pedía dinero constantemente, y Frédéric siempre estaba ahí. Hasta tal punto que le compró en cuotas “Mujeres en el jardín” para ayudarlo.


jueves, 13 de agosto de 2015

Aburrido, pobre y viejo

GRIS

Picasso, Las modistas, 1926



El gris no es un color: es un valor, como ya dijimos aquí. Es sólo luz blanca débil. No forma parte del arco iris ni del círculo cromático. En la naturaleza está presente en las cenizas o en las hojas de algunos árboles, en las rocas o  en la piel de algunos animales. Fuera de estos casos, casi no hay gris en la naturaleza. (No existen flores grises, p.ej.)

jueves, 6 de agosto de 2015

Goya en Zaragoza

Museo Goya, Colección Ibercaja
Goya, La carga de los mamelucos, 1814 (Wikipedia)


Hace mucho calor: es pleno verano. No consigo que mi familia me acompañe al museo: “¡Otra vez museo!”. Es que no entienden. ¡Para mí es como entrar a una tienda de dulces! En los museos es donde aprendo: aprendo de los grandes maestros. Además está fresquito ahí adentro… Goya no es de mis preferidos, pero es un grande entre los grandes, y cuanto más se lo estudia más se entiende su genialidad.

(Imagen:Museo Goya)
Te estoy hablando del Museo deGoya, Colección Ibercaja, de Zaragoza, a pasos de la Basílica de El Pilar. Abrió este año, pero no estamos hablando de un museo totalmente nuevo. Se había inaugurado en 1979 con la colección del prof. Camón Aznar, en el palacio renacentista de Jerónimo Cósida (1525). En 2008 se decidió reformarlo, con el apoyo ecónomico de Ibercaja y la Real Sociedad Económica de Aragón para poder adaptarlo a las necesidades expositivas actuales. Y realmente, valió la pena.