navigation + slideshow

jueves, 29 de junio de 2017

“Calumnia, que algo queda."


Sandro Botticelli, La calumnia de Apeles


Seguramente habrás oído este dicho. De origen latino, fue documentado por Francis Bacon en el sg. XVII (el filósofo, no el pintor, ¡no te confundas!) y repetido una y otra vez…
Y por ser repetido no es que deje de ser actual o deje de ser cierto.

Tampoco es que la calumnia sea una cosa nueva. Existe desde que Adán y Eva mordieron la manzana.

jueves, 22 de junio de 2017

El engaño perfecto

Van Meegeren y el Museo Boymans Rotterdam

van Meegeren, La cena de Emaús, 1938

¿Te acuerdas? Una vez te conté cómo van Meegeren engañó a medio mundo, y especialmente a Göring, con sus Vermeer falsos. (Si te lo perdiste, pincha aquí.) El jerarca nazi fue sólo una de sus tantas víctimas. El Cristo y la adúltera, el “Vermeer” que poseía Göring, era el último de una serie de falsificaciones: para ser más exactos, seis, más 2 “de Hoochs” (tanto como para diversificar y no despertar sospechas).

jueves, 15 de junio de 2017

Mármol, pincel y pluma

Miguel Ángel, poeta

Miguel Ángel, Capilla Sixtina, 1510
Miguel Ángel Buonarroti fue escultor, pintor, arquitecto y… poeta. Sí, poeta. Para un renacentista el arte era un todo, un camino que lleva a la perfección del ser humano, cincelando el alma y cultivando la razón.


Miguel Ángel, Pietà Rondanini, 1552



Capaz de dar vida al mármol como nadie, aceptó desafíos tremendos como los frescos de la Capilla Sixtina y la construcción de la cúpula de la Basílica de San Pedro. Sus figuras rotundas, potentes, viriles, marcaron un antes y un después en la Pintura. Lo mismo sus esculturas: el non finito de sus últimas estatuas dejaron abierta la puerta para la escultura moderna. 










jueves, 8 de junio de 2017

Rectángulos rotos

Stella, Hiraqla III, 1968 (Imagen: Kaeamura Museum)

Había mucha gente, tuve que esperar bastante para comprar mis colores y pinceles. (¡Señal de que todavía hay muchos a los que les gusta pintar!) Para pasar el rato me puse a mirar los bastidores: formatos tradicionales, alargados, cuadrados, circulares (los famosos “tondi”) (1), ovalados… 

Mondrian, Composición en negro y azul
1926
Cuando empecé a pintar, hace muchos años (mejor no te digo cuántos), no había tanta variedad: sólo las medidas estándares y, si uno quería algo especial, había que armarlo… Rombo, faltaba el rombo. Bueno, el cuadrado invertido, como en Mondrian. Pero, ¿el rombo de toda la vida, el de ángulos agudos? ¿Y por qué siempre rectángulos? Un buen tema para el blog.



jueves, 1 de junio de 2017

¿Y el Expresionismo Abstracto?

Kline, Tragedia, 1961
Ah, sí, claro. Expresionismo + Abstracción, así de claro. No, no es tan claro. No son sólo rectángulos, no son sólo chorreaduras de pintura… Esto va más allá de eso y voy a tratar de explicártelo.

La semana pasada te contaba qué es exactamente el Expresionismo (si te lo perdiste, pincha aquí). Tienen mucho y poco en común. Coinciden en la libertad de representación, en la expresión de un mundo interior y la no fidelidad a la realidad. El Expresionismo seguía siendo figurativo.